martes, 18 de noviembre de 2008

ANTIBACTERIALES: EL AJO






Los atributos químicos del ajo que pueden hacer del uso del ajo un agente terapéutico, incluye varios compuestos que contienen sulfuros; varios minerales: manganeso, cobre, fierro, zinc, calcio, aluminio y selenio; y por supuesto el principio activo, el alicina. La alicina es la substancia olorosa más fuerte del ajo, la cual se convierte en aliina a través de la aliinasa. El aceite del ajo puede producir aproximadamente el 60% de su peso en alicina, después de ser expuesto a la enzima. El calor destruye la enzima aliinasa, llevándose en cuenta el hecho de que el ajo cocinado no produce el fuerte olor del ajo crudo.

Se sabe que ciertas formas de compuestos semejantes a la alicina están presentes solamente en el estado crudo del ajo, algunas propiedades terapéuticas dependen del uso del ajo en su estado crudo. La aliina es estable al almacenamiento por largos periodos de tiempo, ya sea en la forma de extracto acuoso o en la forma de polvo deshidratado del ajo. La alicina en forma acuosa no es estable al almacenamiento por largos periodos de tiempo, y pierde su poder activo antibacterial.

El ajo es especialmente rico en selenio. Posiblemente sea la fuente vegetal más rica en este elemento. El selenio estimula la respuesta inmunológica, y actúa de la misma manera antioxidante que la vitamina E. De esta manera, la cualidad antioxidante del ajo, lo convierte en un excelente factor anti-vejez, al interferir en la formación de “radicales libres”, que son las partículas formadas por la radiación atmosférica y por el ozono en los aceites poliinsaturados en las células. Sus habilidades estimulantes del sistema inmunológico puede ser muy útil para tratar las alergias y las infecciones.

El ajo puede ser obtenido en forma de píldoras, tanto en la forma deshidratada como el aceite del ajo. Las píldoras de ajo pueden tomarse de a dos o tres píldoras en cada comida, por lo tanto, tres veces al día. Al usar los dientes crudos de ajo, ingiera uno o dos dientes pequeños en cada comida. Más que esto puede ser desaconsejable. En la mayoría de los casos, un diente de ajo por comida, y a veces un diente de ajo al día, puede ser suficiente. Usar dosis excesivas de nutrientes o de comida puede ser incoveniente o traer síntomas inconvenientes. No conozco ningún síntoma inconveniente que provenga del uso del ajo, pero el sentido común parece indicar que su uso excesivo puede ser indeseado.
Excepto en las áreas tropicales, la Aloe Vera puede crecer en maceteros, tal como una planta casera, o en el invernadero, ya que no soportan el frío. Cada hogar debería tener una Aloe Vera en su cocina. Las formas comerciales de la Aloe Vera viene en forma líquida, de gel, como cremas, como shampoo, cápsulas, etc.
El ajo ha demostrado tener una significativa protección contra la hiperlipemia y contra la coagulación de la sangre. La cebolla también ayuda para prevenir un alto contenido de lípidos en la sangre.
El conseguir bajar el colesterol y los efectos de conseguir bajar los lípidos en la sangre, a través del uso del ajo, es atribuído a la presencia del dialildisulfito.
Otros efectos terapéuticos que le han sido atribuídos al ajo son el efecto anti-hemolítico y anti-artrítico, la regulación del azúcar, como anti-oxidante, anticoagulante, antibacterial, anti-hongos y antiviral. Las enfermedades que provienen de parásitos intestinales y de la piel, infecciones a través de hongos, enfermedades de las uñas y de la boca, resfríos e influenzas (tanto para prevenir como para curar), constipaciones, asmas (y otros desórdenes respiratorios, tales como enfisema y la tos ferina), para la presión sanguínea alta, tuberculosis, diabetis e insomnia, han podido ser todas tratadas con éxito a través del uso del ajo. La anemia ha sido tratada con ajo. En un caso, después de ocho semanas de tratamiento con extracto de ajo o ajo cocido (no usar ajo crudo en el caso de anemias), hubo una mejora significativa en la hemoglobina. Usando jugo fresco de cebolla cruda en perros y ratones, hubo un decrecimiento en el número de glóbulos rojos y hubo un aumento de glóbulos blancos.